Cabello perfecto: 10 problemas, 10 soluciones

Pelo graso, seco, con frizz, quebradizado, encrespado... Sea cual sea tu problema, aquí tienes la solución más eficaz para que luzcas una cabellera espectacular.

Para poder lucir un cabello perfecto, sano, fuerte y reluciente de forma sencilla, resultan imprescindibles ciertos productos convincentes que han demostrado ser eficaces en sus propósitos. Cualquier problema que sufra tu cabello, o la combinación de varios: grasa, sequedad, caída, caspa, encrespamiento, opacidad, falta de volumen, raíces abiertas y quebradizas, castigado por los tintes y las herramientas térmicas o indomable y difícil de peinar, tienen el tratamiento adecuado para resolverlo.

Todos ellos tienen la ventaja de que te lo puedes aplicar tú misma en casa sin necesidad de ayuda profesional. Y aunque, por lógica, realizando una breve encuesta a algunos expertos capilares, el problema más preocupante para la mujer es el de la caída del cabello, el que se muestre opaco, encrespado, seco, graso, liso o muy fosco, también las mantienen en estado de alerta. Pero aquí están las 10 soluciones para atajar cualquier problema capilar que te inquiete:

1. Frizz: Ocurre cuando la cutícula exterior que recubre y protege cada fibra capilar padece un deterioro. Desde luego que la genética influye, cada pelo tiene unas características propias no sólo en cuanto a color, forma o grosor, también en lo referente a resistencia y fortaleza. Sin embargo, son los agentes externos los que pueden dañar el cabello: productos capilares inadecuados o demasiado agresivos producen el mismo efecto y el resultado es un cabello insufrible, que empeora su aspecto ante la mínima presencia de humedad en el ambiente.
Solución: Frizz Control de Moroccanoil.

2. Seco: Por lo general el cabello queda reseco tras recibir la exposición a tintes o a tratamientos agresivos indicados para modificar su estructura, aunque puede estar en estado de deshidratación por su propia naturaleza. Sea cual sea el motivo por el que se muestra áspero y deslavazado, lo que necesita es dosis extra de activos que lo hidraten desde el lavado.
Solución: PhytoJoba Haute Hydratation de Phyto.

3. Grasa: El sebo que producimos envuelve el pelo y el cuero cabelludo actuando como un necesario escudo protector. Sin embargo, en ocasiones el equilibrio necesario se rompe y se genera sebo en exceso, lo que se vuelve perjudicial y además, ofrece un aspecto antiestético preocupante.
Solución: Champú-mascarilla purificante Curbicia de René Furterer.

4. Caída: Perder más de cien cabellos al día ya es preocupante. Este trastorno puede prevenirse, ralentizando y retrasando el proceso de pérdida. Disciplina y entrega son cualidades que exigen este tipo de tratamientos que basan su eficacia en su uso cotidiano ya sea por vía oral o tópica; y la mejor opción, la combinación de ambas.
Soluciones: Dercos Aminexil Pro Ampollas de Vichy. Densilogy. Nutricosmético en píldoras de Innéov.

5. Caspa: La descamación del cuero cabelludo provocada por la presencia de hongos del tipo Malassezia es el origen de este desorden capilar. Los estados de descamación aparecen en forma de placas rojas en el cuero cabelludo o como escamas de diferente espesor que se adhieren al cabello y que con el peinado o cepillado caen sobre los hombros. La presencia de picores en esta patología puede llegar a ser intensa y realmente incómoda. Los tratamientos anticaspa suelen ser largos, porque son abundantes las recaídas.
Solución: Anticaspa y Reparación intensiva de H&S.

6. Falta de brillo: Es un defecto que puede surgir en un pelo sano, fuerte e incluso bien peinado. Pero lo normal es que no aparezca brillante por haber atravesado alguna dura prueba de resistencia, e incluso después de haberle aportado hidratación y nutrición en los distintos procesos de limpieza y acondicionamiento. El caso es que la falta de brillo atormenta a las que desean que su pelo reluzca como un espejo, lo que tiene una solución muy sencilla al aplicar una fórmula específica que recubra cada fibra capilar con agentes luminosos que, además, lo dejan sedoso y manejable.
Solución: Spray Shimmer Delight de Wella.

7. Lacio: El pelo puede ser abundante pero extremadamente fino por lo que es difícil conseguir que mantenga cualquier tipo de forma. Siempre necesitará ayuda en forma de producto styling y calor para conseguir elevarse al máximo de su potencia.
Solución: Spray 24 Hour Body de Tresemmé.

8. Maltratado: Desde el abuso del secador y la plancha o, en temporadas, el cloro de las piscinas o la sal del mar, el caso es que el pelo manifiesta este castigo severo mostrando muy mal aspecto; sobre todo en cabellos teñidos y maduros. Sea cual sea la situación tu cabello necesita la máxima protección y ayuda para afrontar los sucesivos daños procedentes de los aparatos de peinado de manera que quede aislado de estas agresiones y su color no sufra alteraciones.
Solución: Doble Sérum Thérapiste. Kérastase.

9. Quebradizo: La culpa de su fragilidad es que la queratina que recubre el pelo es débil y se rompe con facilidad. Es lo que imposibilita llevar una cabellera larga, llevar el corte de pelo que se desea e incluso teñirse con el tono deseado. El resultado es que cuando tiene un determinado largo, se rompe y que sus puntas siempre están abiertas. Para repararlas hay que acudir a productos específicos que aporten hidratación extra.
Solución: Repair Rescue Spray Acondicionador. Bonacure.

10. Indomable: Por su estructura es tan rebelde que se hace imposible de peinar y por mucho que se intente, es complicado que mantenga el peinado durante mucho tiempo; sobre todo de medios a puntas, las zonas más castigadas. El secador o la plancha ayudan a manejarlo y moldearlo y los productos previos al calor consiguen protegerlo y facilitar su modelado posterior, conduciéndolo de la mejor forma.
Solución: Shine So Bright de Lush.

Source

No hay comentarios

Agregar comentario